No lo creerás: Descubre cómo vender tu casa sin necesidad de división horizontal

¿Estás pensando en vender tu vivienda y te preguntas si es posible hacerlo sin tener la división horizontal? En este artículo te contaremos todo lo que necesitas saber sobre este tema y descubrirás si esta opción es viable para ti.

¿Qué es la división horizontal y para qué sirve?

La división horizontal es un procedimiento legal que se realiza para dividir un edificio o una vivienda en propiedades independientes. Con este trámite, se obtiene una escritura propia para cada uno de los apartamentos o locales en los que se divide el inmueble.

¿Es obligatorio tener la división horizontal para vender una vivienda?

Según la Ley de Propiedad Horizontal, la división horizontal es obligatoria cuando se desea vender un apartamento o local. Sin embargo, existen excepciones a esta norma que te permitirán vender tu vivienda sin realizar la división horizontal.

¿Cuáles son las excepciones para vender una vivienda sin la división horizontal?

Una de las posibilidades para vender una vivienda sin la división horizontal es si se trata de un edificio que tiene una sola propiedad. En este caso, se puede vender el inmueble completo como una sola unidad, sin necesidad de realizar la división.

Otra opción es si se trata de un inmueble que fue construido antes del año 1956, momento en el que entró en vigor la Ley de Propiedad Horizontal en España. En este caso, la normativa no es aplicable y la división horizontal no será obligatoria.


¿Por qué puede ser importante realizar la división horizontal?

Aunque existen excepciones para vender una vivienda sin la división horizontal, puede ser recomendable realizarla en algunos casos. Por ejemplo, si se quiere vender un apartamento individualmente en un edificio con varios propietarios, resultará más sencillo y transparente el proceso al contar con una escritura propia del inmueble.

Además, la división horizontal facilita el reparto de los gastos e ingresos generados por el inmueble, estableciéndose las cuotas de participación para cada propietario.

En resumen, vender una vivienda sin la división horizontal puede ser posible en algunos casos, como cuando se trata de un edificio con una sola propiedad o si el inmueble fue construido antes del año 1956. No obstante, realizar la división horizontal puede resultar beneficioso en otros casos, permitiendo una gestión más transparente y equitativa del edificio o vivienda en cuestión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *